Te damos cinco consejos para ‘resetearte’ por dentro y por fuera y poner tu mente y cuerpo a punto

Plantéate llevar una buena alimentación

Un buen truco para combatir los efectos de la depresión otoñal, es elegir alimentos que impulsen la energía del cuerpo (frutos secos, cereales, plátanos y pescados). Estos alimentos ayudan a acelerar el metabolismo, tienen efecto anti-edad en la piel y, además, son responsables de que el organismo produzca serotonina o “la hormona de la felicidad”.

Aprovecha los días de sol

Puede que empiecen a llegar los días grises y que, además sean más cortos, pero aún tenemos sol por las mañanas, cuya dosis de vitamina D hace que carguemos las pilas para el resto del día. Aprovecha y practica ejercicio al aire libre. El yoga y el pilates, muy recomendables a primera hora de la mañana, son la mejor opción para comenzar con energía. Por otro lado, cuando llegue el frío de verdad siempre puedes acudir a un centro especializado y seguir con tus rutinas de cuerpo y mente.

Escucha música

Está comprobado que el mejor remedio contra la melancolía es la música, Este antídoto es capaz de calmarte, tranquilizarte o incluso subirte el ánimo. Además, tocar algún instrumento es una manera muy terapéutica de ejercitar la mente, la concentración y sentirte mejor contigo misma. Pruébalo.

Date un capricho sensorial

El masaje disminuye la tensión, alivia el dolor y relaja aportando un bienestar general para el organismo. Si además va acompañado del poder terapéutico de la aromaterapia, con aceites esenciales que estimulan los sentidos y aceites vegetales, que nutren e hidratan en profundidad, el placer está servido. Date este respiro, por lo menos una vez al mes.

4 comments

Leave a comment