Los meses de otoño son los mejores para tratar problemas de pigmentación de la piel causados por la excesiva exposición solar en verano. Lo bueno de las manchas provocadas por el sol, es su fácil tratamiento en algunos casos, a diferencia de otras causas como el fotoenvejecimiento o distintos factores hormonales.

El tratamiento iluminador White Light acaba con las zonas oscuras y aporta la luminosidad que el rostro ha perdido durante estos meses.

En Samaya se vive dicho tratamiento como una experiencia sensorial y placentera. Su protocolo incluye la limpieza en profundidad, una exfoliación con sales del Mar muerto y masajes relajantes a base de aceites esenciales de limón o geranio (perfectos para manchas hormonales y para equilibrar a la mujer) mezclados con aceites vegetales como el Hipérico, la Rosa mosqueta, la avellana o el Germen de trigo. Barros y gotas de aceite de Manzanilla (calmante y elastificante) también forman parte del ritual, cuyo final es un masaje drenante, con el aceite White ligth de Alqvimia.

Por último se pone una mascarilla despigmentante iluminadora y muy hidratante, a base de algas, y mientras la mascarilla hace su efecto Samaya te regala un extra con un masaje de pies, manos o cuello.

Al finalizar el tratamiento, el centro recomienda continuar en casa con la utilización de un serum de noche, perfecto para la regeneración celular de la piel.

7 comments

Leave a comment